La Opinión

bloglaopinion@gmail.com

E-Books Exitosos

QUE HA SUCEDIDO en el mundo desde la segunda Guerra Mundial hasta nuestros días que nos hace comprender de una manera certera que los seres humanos están por comenzar una era de terror, angustia y tribulación como nunca? El Camino de Auschwitz a Bruselas es un análisis histórico del fenómeno conocido como el Holocausto. En él vemos cómo la empresa multinacional de computadoras IBM ayudó a Adolfo Hitler facilitándole la tecnología necesaria para que su empresa criminal en contra de los judíos durante la segunda Guerra Mundial fuera todo un éxito.  Es la misma empresa que sesenta años más tarde se encuentra afinando la tecnología a usarse dentro de muy poco tiempo por un hombre que está a punto de entrar en el panorama mundial. Este personaje hará ver la figura de Adolfo Hitler como la de un niño que canta en el coro de una iglesia rural.  La tecnología y la empresa que ciertamente habrá de proveer toda la infraestructura necesaria para terminar lo que Adolfo Hitler dejó inconcluso están con nosotros ya.

También se muestra la forma de escapar de esta terrible tragedia que ha de cubrir todo el mundo en muy breve tiempo cuando se siente sobre su trono, situado en Bruselas, este siniestro personaje a quien las Sagradas Escrituras llaman la Bestia.

Para leer un fragmento del mismo, oprima aquí

La Salvación del Alma  (Mensaje)

ES EL ASUNTO más importante en los negocios de Dios con el hombre.  Sin embargo, el hombre presta poca o ninguna atención al mismo.  El ser humano al estar caído de la Gracia de Dios por medio de aquella desobediencia inicial de nuestros primeros padres (Adan y Eva) en el Huerto del Edén ( el cual quedaba al sur de Ur de los Caldeos, lo que se conoce hoy como el sur de Irak) ha perdido toda comunicación con Dios ya que se rompió ese vínculo de nuestro espíritu  con el Espíritu de Dios. 

Dios al ser espíritu, se comunica con el hombre (el cual es un ser espiritual por creación)  por medio del espíritu que reside en cada ser humano el cual es dado por El al momento de la concepción.  Al caer el hombre de la Gracia y del estado de inocencia que tenía antes de pecar contra su Creador, sufre muerte espiritual.  Desde ese momento, todo ser humano nace con esa terrible condición caída de pecado adherida a su genética.  Todo esto que estoy relatando se encuentra en el primer libro de la Biblia ( el libro del Génesis ).

Vamos a analizar al hombre en datalles para poder entender la importancia del asunto que aquí discutimos.  El hombre fue hecho por Dios del polvo de la tierra.  De hecho, en el cuerpo humano se encuentran todos los minerales y elementos que se encuentran en el suelo de la Tierra.  Esto lo sabemos ahora por los adelantos científicos que el hombre ha podido ir acumulando a traves de la historia.  Dice La Escritura en el libro del Génesis, que Dios sopló en las narices del hombre que había creado del polvo de la tierra, aliento de vida y vino el hombre a ser un alma viviente.  Esto es el espíritu que Dios da a todo ser humano para que se levante y tenga vida.  Cuando el espíritu humano sale del cuerpo, entonces el mismo muere.  De hecho, en el momento de la muerte, el espíritu regresa a Dios que fue quién lo dió.  Ese espíritu humano permanece ”muerto” hasta que el hombre decide aceptar a Jesucristo como su Salvador.  Entonces ese espíritu es vivificado y entra en comunicación y comunión con su Creador por medio del Espíritu Santo.  Esto es, de espíritu a Espíritu.  

La segunda naturaleza espiritual que reside en el hombre es su alma.  Esta es eterna a diferencia del cuerpo físico el cual es temporal por causa de la muerte física y se deshace volviendo al polvo de donde fue tomado.  Es en el alma humana que residen la inteligencia, los sentimientos y el poder de decisión (voluntad humana) del ser humano. 

Esto es ahora importante.  En el momento de la muerte física del ser humano, su espíritu sale de él y vuelve a Dios que fué quién lo dió.  El cuerpo físico sufre degeneración vascular y de tejidos que resulta irreversible y vuelve a convertirse en los elementos primarios del que fué creado en primer lugar, es decir, vuelve al polvo.  El alma entonces tiene tan solo uno entre dos lugares hacia donde partir.  Estos son a saber, el infierno o El Cielo.  Estos son dos lugares reales y de naturaleza espíritual.

Segundo aviso de importancia…Cuando el hombre pecó en el Jardin del Edén, Dios le prometió un Salvador humano que vendría a arreglar lo que él rompió que fué el vínculo eterno entre el hombre y Dios.  Siglos mas tarde, en un humilde pesebre Dios cumple su promesa enviando al Verbo Eterno por el cual todo lo visible e invisible de la creación fué hecho, es decir, a su Hijo Jesucristo.  Este Redentor, Salvador, Dios Fuerte, Príncipe de Paz (estoy citando el libro del profeta Isaías) vino al mundo para  salvar el alma humana. 

El ser humano no tiene méritos en lo absoluto para enfrentarse a un Dios Perfecto.  Esta irremisiblemente perdido y condenado al infierno que fué el lugar que Dios preparó para enviar a Satanás y a su angeles caídos.  Dios nunca creó un infierno para seres humanos.  Lo que sucede es que el hombre en su condición caída es semejante a los angeles que pecaron y merece el mismo destino final.  Dios en su misericordia, decidió dar redención (salvación) al hombre quién fué creado afuera de la Morada del Altísimo, en la Tierra, la cual creó y se la dió para que la disfrutara con los días de su eternidad inicial (antes de la caída).

Jesucristo (siendo Dios) vino como verdadero ser humano despojandose de su Majestad en las Alturas cuando el Espíritu Santo hizo sombra sobre una joven virgen y se encontró que había concebido milagrosamente sin intrevención de varón (libro del profeta Isaías).  Nace Jesus y vive una vida perfecta cumpliendo con toda la Ley de Dios.  En todo fué tentado por Satanás, mas nunca cedió a la tentación y se mantuvo sin pecado.  En esa condición de pureza se entregó para ser el sustituto humano.  Es decir, El decidió voluntariamente llevar el castigo del pecado de todo ser humano desde Adan hasta el último ser humano que nazca sobre su propio cuerpo sufriendo muerte y muerte de cruz la cual era maldita por Las Escrituras, pues así esta escrito…”Maldito todo aquel que cuelga de un madero” (libro de Deuteronomio).  El se hizo maldición por todos los seres humanos y murió física y espíritualmente en la cruz.  Jesus sintió lo que siente todo aquel que está ahora mismo en el infierno…total ausencia de Dios en tormento eterno. 

Cuando recibe el peso de todo el pecado humano sobre sus hombros en la cruz, clama con desesperación a su Padre…” ¡Dios mio, Dios mio, porque me has desamparado! ” cumpliendo la Escritura en el libro de Los Salmos cuando siente que Dios su Padre se separa de El por causa del pecado que le cubre al ser el sustituto de todos los seres humanos.  Luego de varias horas de terrible sufrimiento, entrega el espíritu al Padre y fallece comprando así y para siempre la Redención y Salvación humana y a la misma ves destruyendo a aquel que tenía el imperio de la muerte (Satanás) y asegurando su condenación final.

Es por eso que El Padre lo resucita al tercer día, así como esta documentado en Las Escrituras y le da un nombre que es sobre todo nombre…y en el nombre de Jesucristo se doblará toda rodilla de los que estan en El Cielo y en la Tierra y los que estan debajo de la Tierra.  Es por eso que no existe otro nombre en el que los seres humanos puedan ser salvos si no es en el nombre de Jesucristo.  Entiéndalo amiga y amigo mío, no existe otro nombre que el Padre acepte como su Intercesor, Abogado y Salvador que no sea el de su Hijo Jesucristo.  Conviertase hoy a El y recibirá el perdón de TODOS sus pecados convirtiéndose en hija o hijo de Dios por los méritos de Jesucristo obteniendo el galardón de La Vida Eterna en gozo eterno.

Autor: Alberto Rodríguez Ortiz 

Escritor de  El Camino de Auschwitz a Bruselas